Hablando del ex de tu novia

– ¿Siempre los ex son imbéciles y huevones?.

– Siempre… sin excepción, mi querido amigo…
– Jajaja… yo no soy ex de nadie así que nunca seré huevon ni imbécil…

– Eso crees tú…

Se han dado cuenta que cuando conocemos al ex de nuestra actual pareja lo encontramos un bodrio y pensamos inmediatamente “cómo esta chica pudo durar tanto con él” y obligadamente uno debe poner cara de chico cool, de tipo buena onda, de somos todos amigos y de “que bacán que se encontraron, ¡que emoción!, ¡que casualidad!”. Mientras por dentro uno piensa “por Dios, por favor que se retire de mi vista este tarado”.

Peor aún es cuando el tipo no sabe nada de nuestra existencia y te presentan como un “amigo”… y otra vez pones la cara de “acá está todo bien y podríamos ir a tomarnos algo”, “yo soy el amigo taquillero que nunca le tocaría un pelo a tu ex enamorada…”. Uf! esto en ciudades chicas debe ser pan de cada día. En Cusco pasa más seguido de lo que creemos. Ni imaginarnos si viviéramos en un pueblo con dos mil habitantes y tener que ir al supermercado ¡alucina! y encontrarte con tu ex, con el ex de ella, con el amante de su niñez, con su amor platónico, con la ex suegra que cocinaba tan rico, con el cuñado que nunca te quiso en la familia…etc, etc, etc.

Lo más atroz es la excepción a la regla. Cuando el ex es un tipo buena onda, deportista, con un excelente pasar y más encima buen mozo. Entonces la pregunta es la siguiente ¿por qué razon lo dejó?, ¿por qué está conmigo si lo único que tengo son libros fotocopiados, cds de música pirata y un computador pentium III… (si pentium III, en el baratillo valen 100 lucas, 100 míseras lucas…). Inmediatamente piensas que el weón lo tiene chico y te quedas con la duda. Luego, te contará del maravilloso viaje que hicieron a Mancora y uno con suerte la invitó a pasar unos dias en Urubamba, a la casa de un amigo que todavía está en la universidad, durmiendo en un incómodo sofacama que te deja la espalda para la miseria, sin contar que todo está desordenado y en la cocina con suerte encontraras un tenedor limpio. Pero siempre tendrás esa duda del por qué terminó con él, y como hay confianza con la chica, y como el alcohol te aleona, un día le preguntas y le dices:

– Porque lo tenía chico…
– Qué…
– Ehh… eeeh… este… terminaste porque no te satisfacía…
– Nada que ver, era fabuloso en la cama….

Y como los hombres somos muy imbeciles en esos temas y además competitivos, le preguntas lo más estúpido que se te ocurrió:

– ¿Y era mayor que yo…?.
– ¿Cómo…?.
– Claro, si era mejor que yo en la cama…
– Pero cómo se te ocurre preguntarme eso…
– Esa respuesta significa que sí…
– Yo no he dicho eso…
– ¿Entonces?…
– Ya poh, no seas pesado…
– Puchas el weón te gustaba más que yo…
– Si me gustara más él, estaría con

él, ¿no?…

Ahí recién entras en razón y te das cuenta que amas a la chica que tienes a tu lado. La comienzas a besar y mientras la besas, la miras y le preguntas neciamente “y era mejor en la cama”. La chica hastiada, te mira enojada y te dice “si, weón, si era mejor”. Quedas plop, la autoestima queda por el suelo. La miras y te quedas pensando “por qué no me dijo que él era mejor en la cama. ¡¡Atroz, …!!”.

One thought on “Hablando del ex de tu novia

  1. Estoy esperando hace más de una semana la próxima entrada de tu bloooooooooooog! DATE PRISAA! .. jeje! Gracias!

Comments are closed.